Los retos de una Diputació que se llena para volcarse en los municipios